Blogia
Puntatarima

46. Mi vida en el gimnasio

Me he apuntado este veranito a un gimnasio y la verdad es que antes de ir me parecía aburrido eso de estar trabajando el músculo pesa arriba y pesa abajo, pero ahora tengo que deciros que he confirmado lo que pensaba, es aburridísimo.

Menos mal que vas acompañado y eso hace que sea entretenido, pasas el rato con amigos y luego me meto a la piscina a relajarme, si no que sería de mi, estaría al días siguiente en el trabajo con más pena que gloria.

Pero lo más divertido de todo es fijarte en la gente que aparece por estos lugares del culto al cuerpo. Hay bastante variedad de especimenes.

Para empezar tenemos a los auténticos, se les podría decir que son carne de gimnasio. A estos los identificas rápisamente porque suelen llevar camisetas de tirantes para poder verse el músculo cada vez que se miran al espejo. Allí están todos marcando bíceps mientras se contemplan como si de una obra maestra de la escultura se trataran.

Luego en el otro extremo estoy yo y alguno más. Somos los regordetes que vamos a pasar el rato y si de paso bajamos unos kilillos mejor que mejor, pero por supuesto nosotros llevamos camisetas anchas y evitamos mirarnos en el espejo, no me hace falta verme la panza cervecera.

No puedo entender luego como los musculitos pueden ir hinchados como globos por ahí y con los brazos en jarra, parece que se van a poner a bailar una jota murcianica en cualquier momento.

Luego nos encontramos a  algunos que ponen unas caras, cualquiera diria que está levantando 100 kilos. Yo he intentado poner esas caras y no me salen, tengo que hacer más fuerza para hacer esos gestos con el rostro que para subir los tristes quince kilos hasta los que he llegado en mi primera semana.

Si es que soy nuevo en esto, cuando termine el mes a lo mejor me parezco a los musculitos, aunque yo me conformo si consigo poner la panza más durilla con las abdominales.

Por último tenemos a los que podíamos denominar términos medios. Son las personas de 40 a 50 años que acuden al gimnasio e intentan ponerse en forma ¿pero no se dan cuenta que su ciclo ha pasado? Van con sus mallitas marcando paquetillo y encima no solo les basta con eso, van luego y se ponen camisetas ajustadas para marcar el músculo, pero a mi no me la pegan. Hay cada uno que es para mear y no echar gota.

Y en el mismo escalón tenemos al sector femenino, compuesto por señoras o señoritas que acuden al gimnasio para realizar un poquito de ejercicio para que su cuerpo note mejoría y  pierdan unos kilos para que luego durante el veranito el bikini o bañador siente mejor, el problema es que la gran mayoría de este sector no lo consigue.

Quizás me deje alguna clase, dependerá de los ojos con que los mires pero si has ido a un gimnasio alguna vez ¿en qué grupo estás tú? 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

puntatarima -

A ese lo conocemos todos los que hemos compartido unos minutitos de gimnasio en el inacua.
En cuanto a la sauna te lo agradezco, pero el que hace días que no aparece eres tú, a este ritmo no llegamos a la operación bikini.

nieto -

por lo menos a uno de esos de las caras me lo conozco yo. Por cierto esta tarde nos meteremos en la sauna a tu salud
jejeje

mol -

jeje, mientras no cuentes nuestros baños de vapor en la sauna...que no te vea yo con el movil en el vestuario echando foticos para tu blog
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres